Debía recibir unos 30.000 dólares:
Al presidente de Brasil le cancelaron su jubilación por no
demostrar que está vivo.

Pese a ser la máxima autoridad política de su país, el presidente de BrasilMichel Temer, se quedó sin el pago de su jubilación por no cumplir con un simple trámite: certificar que está vivo.

Temer debía presentarse en septiembre de 2017 a hacer un trámite conocido como "prueba de vida", para que el gobierno de Sao Paulo le siguiese depositando la jubilación que le corresponde como ex empleado de la gobernación local. Debido a que no fue, la remuneración de noviembre y diciembre fue cancelada.

Según informó el diario "O Globo", desde la presidencia de Brasil argumentaron que Temer, de 77 años, no hizo el papeleo "por falta de tiempo".

El monto de los jubilaciones mensuales perdidas por el mandatario es de 45.000 reales cada una (aproximadamente 15.000 dólares), lo que le corresponde por haberse desempeñado como fiscal del estado.

El presidente brasileño se jubiló en 1999, a los 58 años. Uno de sus principales objetivos en el año que le queda de mandato es lograr la aprobación de la reforma pensional, que aumentaría la edad que los trabajadores necesitan para poder jubilarse.

De acuerdo a los datos del propio gobierno, Temer tiene derecho, como líder del Poder Ejecutivo, a un salario de 30.000 reales, de los cuales recibe sólo 3.800, como parte de las medidas impulsadas por él para ajustar el salario de los empleados públicos.

Consultado por varios medios brasileños, Sao Paulo Previdencia, el órgano que administra las pensiones del gobierno del estado, manifestó que la situación de Temer ya estaría siendo regularizada.

Compartir

Notas Relacionadas

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »