Cannabis online, un negocio que se las trae.

Basta con hacer unos pocos clics a través de un smartphone para descubrir un mundo de vendedores de marihuana que publican fotos de sus productos, con la promesa de encargar en línea el mejor género.

"Es como eBay, hay miles de fotos", se emociona un usuario que prefiere guardar el anonimato.

Telegrass se ha convertido en el deleite de los consumidores locales, pero provoca alarma entre policías y educadores.

Esta plataforma está al alcance de la mano a través de la aplicación de mensajería Telegram. Los compradores envían a los vendedores un mensaje, que se borrará solo, para fijar una cita y recuperar el encargo.

Fue fundada en marzo por Amos Dov Silver, un israeloestadounidense. Este treintañero vive en Estados Unidos "por miedo a ser detenido", según el diario israelí Haaretz.

"No sabemos con precisión cuántos usuarios tenemos, pero hay más de 100.000 personas inscriptas", dice Silver en una comunicación en línea con la AFP. "Tendremos cifras todavía mejores en el futuro", promete.

El sitio está en hebreo, al igual que la página de acceso público de Facebook de su creador. Silver mantiene en ellas discusiones e informaciones sobre el cannabis, a sus más de 22.000 seguidores registrados.

Total anonimato y el menor riesgo

"Hemos comenzado en Israel, es el centro de la actividad, pero tenemos previsto extendernos al extranjero", avanza.

Un usuario, identificado únicamente con su inicial "J" explica que puede comprar cannabis "con total anonimato y el menor riesgo".

El comprador debe identificarse al vendedor, pero a éste le interesa hacer desaparecer la información para no dejar huella de su actividad, detalla.

La plataforma además es segura en términos de relación con el vendedor, añade "J".

"Si un vendedor te estafa --por ejemplo si pagás por cinco gramos y te entregan tres-- podés quejarte", comenta. Los responsables de Telegrass conocen la identidad de los vendedores, y pueden eliminarlos del servicio, continúa.

Sin citar por su nombre a la plataforma, el portavoz de la policía Micky Rosenfeld reconoce que el tráfico de droga en línea se ha vuelto un "fenómeno" en Israel.

"Nosotros vigilamos los teléfonos de los que intentan dedicarse a este tipo de negocios, y detenemos a los culpables", argumenta.

Silver comenta que lo que le interesa no es el dinero sino la legalización del consumo del cannabis en Israel.

"Mi motivación es 100% ideológica y el objetivo es la legalización", aclara.

Robin Hood

El Estado hebreo es en cierta medida tolerante con el consumo de marihuana. El gobierno aprobó en marzo un plan que despenaliza parcialmente el uso personal y recreativo y se centra en multas y terapia. La producción, la venta y la compra siguen siendo delitos penales.

El plan aún no se aplicó, pero dio la falsa impresión de que la legalización era inminente, dice Orit Sternberg, de la Autoridad de la Lucha contra la Droga.

La creación de Telegrass es todo menos una coincidencia, considera.

Según un estudio de esta autoridad, el 27% de los israelíes fuma cannabis al menos una vez al año, un porcentaje que alcanza el 41% entre los jóvenes de entre 18 y 25 años.

Para sus detractores, Telegrass da a los compradores y vendedores una falsa seguridad. La necesidad de identificarse los expone a intentos de extorsión.

Para los partidarios, la plataforma es mejor que los encuentros con vendedores en la calle o en una discoteca.

"Se está convirtiendo en una especie de héroe, el 'Robin Hood del cannabis', como si ofreciera una vida mejor y más segura", se lamenta Sternberg.

Por Stephen Weizman, de AFP

Compartir

Comentarios

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!

Escribir un comentario »